Oposiciones, o la dura sentencia de nuestro valor como docentes.

Nuestro valor como seres humanos está fuera de toda duda y los exámenes ante tribunales ponen a prueba un determinado tipo de habilidad o saber y no a la persona entera. Pero una cosa es lo que es y otra como lo podemos sentir y percibir. Y quizá sean los exámenes de la oposición ocasiones en las que las personas, emocionalmente, llegamos a confundir el todo con la parte; es decir, podemos sentir que nos desdibujamos enteros y que, más que poner a prueba un saber o habilidad, nos ponemos a prueba nosotros mismos y nuestra propia capacidad personal; si se suspende es como si se suspendiera como personas. Puede crearse esta asociación peligrosa entre la prueba de lo que hago, sé o expreso y la prueba de mi mismo como ser humano.

Claves para manejar las emociones ante oposiciones o pruebas:

–          Opositar es una elección. Nadie te obliga a hacerlo.

–          Si eliges opositar, se consciente de a que te enfrentas con relación a tus planteamientos sobre lo que significa opositar, lo que estás dispuesto a dar y hasta dónde llegan tus límites.

–          Cada cual vive la oposición de una manera. Busca tu manera de percibir la oposición; si es justo, injusto, lo que te preocupa, lo que te genera ansiedad o estrés o te fastidia. No te censures al percibir que lo que para ti es injusto para otros no lo es. Busca tu punto de vista y se firme.

–          Siente tus emociones, no las disimules, ponles nombre. Suele haber rabia tras disimular la angustia.

–          Reconoce lo que mantiene tus emociones; tus formas de percibir los hechos. Puedes descubrir soberbia, rebeldía, que eres cómodo o que no quieres que nadie te pregunte lo que tú no quieres contar.

–          La responsabilidad de opositar es tuya. Observa lo que proyectas sobre el tribunal, sus favoritismos o preferencias que tu percibes.

–          Reconoce que lo que percibes en el tribunal son tus exigencias, tus ganas de ser tratado de manera especial cuando no eres sino uno más. Ni más ni menos.

–          Se consciente de que eres uno más antes de exponerte a que se te evalúe.

–          Recuerda que la seguridad no te la puede dar nadie salvo tu mismo.

–          Comparte tus impresiones con gente conocida, comunica tu proceso interior, pero asegúrate de que lo haces todo por ti y para ti, pero no para agradar a nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s