Víctor, el niño salvaje

EL NIÑO SALVAJE:

Imaginad un niño completamente carente de interacciones sociales con otros seres humanos. Imaginad que a tal niño se le permitiera desarrollarse sin ningún tipo de contacto social con otras personas. Ese experimento podría considerarse como un procedimiento para proporcionar al niño la libertad educativa definitiva. ¿Qué sucedería con ese niño?, ¿cómo sería?, ¿es necesaria la sociedad para ayudar a los niños a desarrollar plenamente su potencial como seres humanos? Piensa un poco sobre esto…

Estos asuntos se situaban en el meollo de un experimento educativo histórico que comenzó en 1800, en París. El experimento implicaba un único alumno, un joven adolescente llamado Víctor, y su profesor, un médico llamado Jean-Marc Itard. Víctor había sido descubierto viviendo en los bosques de Aveyron en Francia.  En apariencia, el joven había crecido en el bosque, sin ningún contacto humano. Cuando fue capturado, el chico estaba completamente desnudo, sucio y no hablaba. Parecía insensible a la temperatura y al dolor y era incapaz de mantener la atención. Comía alimentos crudos, empleando únicamente sus manos. Pese a que se encontraba en buen estado de salud, estaba completamente por socializar. El público mostró un gran interés por el joven y se le conoció popularmente como el “enfant sauvage de Aveyron”. El doctor Itard estaba convencido de que el joven, podría ser instruido hasta convertirse en un miembro civilizado de la sociedad francesa.  Durante los siguientes cinco años, el doctor Itard trabajó con su alumno, viéndose obligado a menudo a desarrollar nuevos materiales y nuevas técnicas de instrucción.

El programa educativo del doctor Itard se basaba en varios principios. En primer lugar, creía que las necesidades y las características del alumno deben determinar el programa educativo, un enfoque que podría considerarse centrado en el alumno.  En lugar de permitir que el currículo determine lo que los alumnos deben aprender de modo predeterminado, el profesor debe de ser libre para amoldar la instrucción, adaptándose a las necesidades del alumno.

En segundo lugar, creía que la educación depende de que el alumno adquiera una serie de experiencias (es decir, aceptaba que la mayoría de los programas educativos presuponen que el niño ha adquirido las habilidades de preparación mediante interacciones naturales con el medio físico y social). Si un alumno carece de las experiencias sensoriales adecuadas, entonces esas experiencias deben proporcionársele como requisitos de los componentes más académicos del programa educativo.

En tercer término creía que el alumno debe estar motivado para aprender. Víctor había aprendido con éxito a enfrentarse al medio salvaje porque su supervivencia dependía de ello.  En consecuencia, el doctor Itard introdujo necesidades nuevas para que el chico estuviera motivado para aprender habilidades sociales.  Por último, el doctor Itard pensaba que la instrucción a menudo requiere el desarrollo de nuevos procedimientos y técnicas. Muchos de los materiales y técnicas de modificación de conducta que el doctor Itard desarrolló se convirtieron en el fundamento de posteriores programas para enseñar a alumnos de educación especial.

¿Cuánto progresó Víctor durante los cinco años de instrucción?.

Aprendió habilidades sociales básicas, como vestirse, dormir en una cama sin orinarse y a comer con utensilios. Aprendió a hacer uso de sus sentidos, incluyendo la vista, el oído y el tacto. Aprendió a mostrar afecto y a intentar ser agradable con las personas. Aunque nunca aprendió a hablar adecuadamente, aprendió a comunicarse utilizando el lenguaje escrito. Sin embargo, Víctor nunca fue autosuficiente y pasó el resto de su vida bajo la tutela de un cuidador. Su falta de éxito completo se ha atribuido a muchas causas, entre las que se incluyen la falta de estimulación adecuada durante los periodos críticos del desarrollo, las limitaciones de los métodos de Itard (entre las que se encontraba su insistencia en que Víctor emplease el habla, en lugar del lenguaje de signos). Algunas de las conclusiones que Itard elaboró fueron:

1.- La sociedad (incluyendo la instrucción formal) es crucial para el desarrollo humano.

2.- Las personas aprenden para satisfacer sus necesidades.

3.- Los programas de instrucción deberían basarse en la ciencia.

4.- Los programas de instrucción deberían tomar en cuenta las características individuales de cada alumno.

Estas conclusiones fueron escritas por Itard hace 200 años.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s